Música y libros     Editora     Eventos     objetos

lunes, septiembre 04, 2006

Dibujitos eran los de antes

Dibujitos animados eran los de antes. Llenos de persecuciones, peleas, agresiones, hachas, mazas y explosivos ACME. Hay un capítulo memorable en el que Tom muere (creo que le cae un piano en la cabeza). Va al cielo en unas escaleras mecánicas, pero no lo admiten. Entonces cae en un terrorífico infierno. Conozco muchos niños traumados a causa de ese episodio. Para nuestra generación, el modelo del infierno era el de Tom y Jerry, no el del catecismo.
Hoy en día están de moda los dibujitos educativos y políticamente correctos. El canal favorito de los chicos es Discovery Kids, siempre promoviendo buenos ejemplos. Bob el constructor tiene la mejor onda, trabaja todo el día voluntarioso, y no le cobra nada a nadie. Ni hablar de Barney: todo el día machacando con decir perdón y gracias, compartir los juguetes, lavarse los dientes, querer a la familia y respetar a los maestros. Los Backgardigans son geniales. Tienen aventuras que son fruto de su imaginación y siempre dejan buenos mensajes: no ser engreído, confiar en el otro, y toda la lata. A veces los pedagogos se quejan del exceso de fantasía en las ficciones infantiles; un mundo tan repleto de gente buena sí que es fantasioso. En relación a tanta bondad, Harry Potter es tan realista como Dickens.
Pero acabo de ver el colmo en un capítulo de Dragon Tales. El dibujito trata sobre dos chicos que a la hora de divertirse se van a correr aventuras a una tierra de dragones. En esta ocasión van a buscar un tesoro. Pero se encuentran con un dragón que no conocían, que va en silla de ruedas (CHAN). Les explica que nació sin la posibilidad de usar las piernas y por eso tiene que usar su silla. Les muestra cómo se desplaza y a todos les parece que es muy cool. Entonces se van a buscar el tesoro por el bosque. Y claro, para el dragón paralítico surgen inconvenientes porque no puede cruzar arroyos ni subir montañas. Pero con la buena voluntad de todos salvan los obstáculos y encuentran el tesoro, que no consiste en oro, ni plata ni piedras preciosas, sino… en calidoscopios!!!
Yo comprendo que quieran promover buenos valores, pero un dragón lisiado, ¿no será demasiado?

3 comentarios:

AL-JAZERRA dijo...

en la epoca que los marplas no teniamos tv, y que el glorioso cine opera no habia sido ganado para el cielo evangelico, esos dibujos eran nuestra gloria de los dias lunes, junto a las series en blanco y negro etc. ademas en ese cine,con nuestros viejos que nos acompañaban,las miradas y los primeros amores infantiles,despues las luchas de las barras colegiales, santa cecilia, peralta ramos, comercial versus nacional, etc. esa era parte de la identidad que perdimos... y que paso con el ruso?, sigue por las ramblas madrilenas, añorando los idus de agosto, y regurgitando el cous cous. alejandro

DaFeBa dijo...

Un dragón lisiado... si, es un poco fuerte. Entiendo la intención, pero me parece muy fuerte la imagen para un dibujito que es para chicos muy chicos.
Los dibujos animados siempre están en una frontera entre lo infantil y el contenido para adultos. Los personajes animados pueden hacer y decir algunas cosas que no se podrian hacer con personas de carne y hueso.
Ambas tendencias se ven en la televisión, en canales solo para niños, pero tambien secciones para adultos en Fox (No molestar) y Cartoon Network (Adult Swim).
No quiero ponerme pesado hablando de este tema, es algo que tengo que escribir en mi blog, sobre la revolución de los dibujos animados para adultos desde Los Simpson hasta ahora.

Sibelius dijo...

Lo más ridículo es que los dragones vuelan...