Música y libros     Editora     Eventos     objetos

jueves, junio 28, 2007

Hanif Kureishi: Intimidad, Anagrana.

"Esta, pues, puede ser la última tarde como una familia honesta, completa e ideal, mi última noche con una mujer a la que conozco hace diez años, una mujer sobre la que lo sé prácticamente todo y junto a la que no quiero seguir más tiempo. Dentro de poco seremos como extraños. No, nunca seremos eso. Herir a alguien es un acto de involuntaria intimidad. Seremos conocidos peligrosos con una historia en común."

Un hombre a punto de abandonar a su mujer por una amante más joven. ¿Qué puede haber de original en ese argumento? Y, sin embargo, Kureishi -escritor de origen paquistaní criado en Inglaterra- logra darle tal profundidad como para que todo lo que el protagonista reflexiona sobre sí mismo, su mujer, sus hijos, el amor, la convivencia, la infidelidad... en fin, la intimidad, sea significativo.
Intimidad es un libro descarnado que transcurre durante la última noche que un escritor de éxito comparte con su familia: una mujer inteligente y dos hijos adorables. En esa noche habrá recuerdos, nostalgia, silenciosa observación de los hijos, reflexiones sobre lo que necesita un hombre que huye y veinte oportunidades para arrepentirse. Y en cada página una frase demoledora. Kureishi muestra los costados más oscuros del pensamiento masculino con una naturalidad sin dramatismo. En Intimidad no hay buenos y malos, sólo los secretos de nuestra vida íntima mostrados con crudeza.

4 comentarios:

Marcelo dijo...

Una joya.
Una auténtica joya es "Intimidad".
Un gran libro de un (por momentos) gran escritor.
"Intimidad", una nouvelle, más que una novela o un cuento, forma parte de una tríada magnífica de Kureishi, junto a "Siempre es medianoche" y a "Amor en tiempos tristes".
Lecturas para asomarse a un mundo que, muchas veces sin saberlo, también es el nuestro (escribo por experiencia).
Y una curiosidad, si me permiten.
Creo recordar que hace unos años se estrenó un film inglés llamado, precisamente, "Intimidad", o al menos así se lo llamó en Argentina (tengo fiaca de ir www.imdb.com).
Cuando lo vi, me desconcertó, pues si bien llevaba ese nombre, quizás para aprovechar el boom que había generado ese libro, en realidad estaba basado en un cuento de "Amor en tiempos tristes", llamado "Lamparilla nocturna".
Un cuento de esos que te dejan sin aliento. Sino, lean:
"Cuando se encuentran, lo primero que hacen es abalanzarse el uno sobre el otro, con ese ímpetu excesivo propio de la gente de mediana edad, y después se acuestan en silencio y a oscuras, hasta que el deseo, que es todo lo que tienen, se reaviva...".
Que los de cuarenta y pico, separados, no importa si hombre o mujer, me diga que no vivió/sintió algo semejante...
No lo dude, pasen por Sibelius o por la librería que quieran, y compren "Intimidad", pero si lo ven, también lleven "Amor en tiepos tristes".
Y bienvenidos al Kureishi's world.
Saludos

Anónimo dijo...

Sumergirse en el mundo de Kureishi es bravo porque no se trata de personajes poco probables, sino que aborda los problemas de todos.
Esos es, sin duda, lo mejor del realismo americano.

Anónimo dijo...

Pero Kureishi no es inglés? Parece que la novela es casi completamente autobiográfica, y le trajo un par de juicios al autor.

Sibelius dijo...

Sí, Kureishi es inglés, pero con ascendencia de origen paquistaní. Su forma de escribir y contenidos lo emparantan bastante con el realismo sucio americano.
No sabía lo de los juicios!