Música y libros     Editora     Eventos     objetos

miércoles, septiembre 19, 2007

Ian Mc Ewan, En las nubes, Anagrama.

¡Qué buenos que están los libros que no se pueden definir! De En las nubes es difícil decir si se trata de un libro infantil, de una serie de cuentos fantásticos, de una autobiografía de infancia, de una curiosa novela. Es un poco todo eso, en un libro estupendo para cualquiera.

Se trata de la historia de Peter Fortune, una niño al que los mayores juzgan difícil por ser callado y preferir la soledad. Un chico que pudo parecer lerdo en la escuela, simplemente por dejarse llevar por su imaginación en lugar de concentrarse en lo que los maestros le pedían. Un niño que, simplemente, vivía en las nubes. Soñando historias que más tarde pudo escribir para que todos entendieran cuáles eran las cosas que le pasaban por la cabeza.
De manera tal que En las nubes reúne siete relatos extraños que aúnan tanta inocencia como perversidad, un poco al estilo de Silvina Ocampo (que también escribió relatos para chicos que no parecen muy infantiles, si se entiende que lo infantil es necesariamente naif).

En "Las muñecas" los juguetes de su hermana cobran vida y reclaman su derecho a vivir tan cómodos como los humanos de la casa; en "El gato" Peter se mete dentro del cuerpo del viejo gato de la casa; "La crema disolvente" es el más extraño de los relatos, cuenta como Peter hace desaparecer a su familia, a la que juzga culpable del perpetuo caos del hogar; "El matón" es un cuento buenísimo sobre cómo la fama de chico malo se puede cimentar en mitos que cuesta un minuto desmoronar; "El ladrón" narra la historia de un atrevido ratero que se dedicaba a saquear el vecindario casa a casa y las ideas que tejió Peter para atraparlo; "El bebé" trata sobre los celos de Peter respecto a su pequeño sobrino y cómo gracias a un pase de magia pudo experimentar el mundo desde los ojos de un bebé; "El adulto", en cambio, trata sobre las distancias entre la niñez y la adultez, en lo perdido y lo ganado en el intercambio que Peter experimenta cuando por un día deja de pertenecer a "La banda de la playa" para verse a sí mismo diez años después y experimentar la emoción del amor.

Lo fantástico de En las nubes es la forma en que logra reconstruir las ideas y sentimientos de infancia. Seguramente al leerlo recuperemos algunas curiosas ideas que tuvimos de chicos, gracias a relatos fantasiosos vinculados a metamorfosis, pases de magia, sueños que sirven para ponernos en el lugar del otro, para imaginar cómo se ve el mundo desde otros ángulos.

Muy lejos de las novelas de estilo policial descubrimos otro Mc Ewan, que parece narrarnos su niñez y la forma en que se forjó su imaginación y carrera de escritor.

8 comentarios:

Marcelo dijo...

Efectivamente, Sibelius, "En las nubes" nos lleva, de alguna manera, a referencias en torno a cómo se fue formando Mc Ewan.
En su lectura sentí un deja vú de cómo, supongo yo, él fue adquiriendo su carácter primigenio de escritor.
Sin embargo, ese libro no me "comunicó" nada, excepto lo mencionado.
Si es para hablar del mundo de los niños, me quedo con "Jardines de cemento"...
Igual, si espero que IMcE me hable de niños ausentes y padres en crisis, opto por "Niños en el tiempo".
Ahí, claro, está el Mc Ewan que más me "comunica", que más me "dice" cosas.
Antes que "Sábado", o aún, antes que "Expiación", me gusta ese otro Mc Ewan, el de "Amsterdam", o mejor aún, el de "Amor perdurable".
No obstante, convengo con ustedes que "En las nubes" es una obra interesante y altamente recomendable.
Saludos

Anónimo dijo...

Выберите идентификационную запись
Проверка на основе графического кода Можно использовать некоторые HTML-теги, например!

Sibelius dijo...

plMarcelo:
En el blog tu comentario de ve como una serie de signos raros. Será que también escribís en ruso?

Espero que no estés en desacuerdo, pero pienso utilizar tu comentario para Sobre gustos de la Revista Métrica.

Sibelius dijo...

Marcelo:
En el blog tu comentario de ve como una serie de signos raros. Será que también escribís en ruso?

Espero que no estés en desacuerdo, pero pienso utilizar tu comentario para Sobre gustos de la Revista Métrica.

Marcelo dijo...

no, mi etapa pro-rusa ya pasó...
pero, la verdad, no veo nada raro en mi texto; desde aquí lo leo en castellano, pero abajo sí, hay un comentario anónimo en ruso (o eso creo que es).
y no hay problema que usen mi comentario como les parezca, aunque no creo que sirva de mucho, pero si es así, encantado.
igualmente, nunca les agradecí lo que publicaron en una Métrica anterior, ese listado de libros del 2006.
lo recibí este año, cuando un colega me trajo la revista que ustedes le entregaron.
saludos

el gran pablinew dijo...

Hola Sibelius. Informame ¿como puedo hacer para conseguir la revista metrica?

♠ Nat♣ dijo...

Hola, Sibelius!

Mercedes dijo...

Magnifica obra de Ian McEwan.Es uno de mis autores preferidos,y esta en especial refleja el mundo de los niños, y de los adultos que seguimos siendolos.
un saludo.